Un líder responsable tiene que saber de Política…y también de Politing

“Las democracias deben encontrar los medios que permitan
nombrar jefe a quien no desea ni busca serlo.” Albert Jacquard

La responsabilidad es un valor que debe estar en la conciencia de todo líder, ya que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos y como tal, tiene repercusiones tanto en el plano ético como en el moral, pues mientras que la moral constituye un marco básico de conducta personal (es decir, lo que es correcto o no), la ética supone un conjunto de directrices o leyes que definen las prácticas aceptadas, así como el comportamiento de un grupo de personas o sociedad. Por eso, el ser responsable se edifica siempre es en el plano de lo moral y una vez que pasa al plano ético (puesta en práctica), se establece la magnitud de dichas acciones y de cómo se pueden afrontar de manera más positiva e integral. En otras palabras, la persona responsable es aquella que actúa conscientemente siendo él la causa directa o indirecta de un hecho ocurrido. De ahí que el líder responsable está siempre obligado a responder por cosas y/o personas, a cumplir con sus obligaciones y poner atención y cuidado en lo que hace o decide y en cómo y cuándo lo hace y cómo y cuando decide.

Teniendo presente este concepto de responsabilidad, se entiende fácilmente por qué todo líder que se considere responsable, debe saber, conocer y practicar la Política en sus tres (3) dimensiones. Es el llamado PRE: Proceso, Resultado y Estructura, pues siempre deben estar las tres (3) presentes, ya que los Procesos políticos tiene como Resultado las políticas públicas y se Estructuran es en la City como lugar físico donde los dos anteriores se concretan, se soportan entre sí y se complementan mutuamente.

Pero no basta que un líder responsable sepa, conozca y practique este PRE de la Política. Es necesario que además, practique, ejercite y trabaje el PRE con Efectividad, es decir con la necesaria Eficiencia (utilizando apropiadamente -en las debidas proporciones y en los momentos propicios- los siempre escasos recursos: información, tecnología y dinero) y con la requerida Eficacia (buscando que todas las acciones desarrolladas, redunden e impacten las personas indicadas y en la forma prevista). Para eso -para proceder con Efectividad (E y E) en cada una de las tres (3) dimensiones de la Política, el PRE: Proceso, Resultado y Estructura- es que se viene perfeccionado el Politing, dando como resultado la nueva estructuración y desarrollo del Marketing Político Renovando, del Marketing de Políticas Públicas y del Citymarketing…

Y es que hacer Política a la topa tolondra, chambonamente, sin rumbo definido, sin sentido ni orden…solo lleva a desperdiciar energías, perder tiempo, acabar con los ánimos, malgastar recursos y correr innecesarios peligros. Por eso, definitivamente, es con el Politing como el buen líder, ese líder responsable y consciente que todos anhelamos, SI podrá entender que la única causa de la pobreza no es la riqueza y que aunque los sueños de los silenciosos electores no caben todos en las urnas, pronto y a pesar de que no salgan en los periódicos, saldrán en los libros de historia que él escribirá

Profesor Carlos Salazar Vargas
® Todos los derechos reservados por la Ley
www.carlosalazarvargas.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.