viernes, marzo 1, 2024

Nuestra Mascota

Los terrier gales o welsh terrier somos una de las razas más antiguas del mundo, fuimos criados para la caza de zorros y tejones. Por eso conservamos la fuerza de carácter propia de los terrier una de las razas más antiguas del Reino Unido de la Gran Bretaña, pero ojo, actualmente estoy en la «Lista de peligro de extinción del Kennel Club del Reino Unido» por eso si ves uno conservarlo, mímalo, pero sobre todo cuídalo.

 

 

LOS «WELSH» PRESIDENCIALES… ¿Unos muy buenos consejeros…?

John F. Kennedy y Charlie… el Welsh Terrier  de su familia.

A la altura de la crisis de los misiles cubanos (1962) el Presidente Kennedy ordenó que le llevaran a Charlie -el Terrier Galés de su hija- Fue así como ese «Welsh Terrier Presidencial» fue convocado al caótico Cuarto de Guerra. El presidente sostuvo a Charlie en su regazo, acariciándolo y luego, paseandolo por los pasillos y salones para relajarse. Posteriormente, anunció que estaba listo para «tomar algunas decisiones»… precisamente, esas importantes decisiones fueron las que permitieron  desacelerar ese grave conflicto… Desde ese importante y singular suceso, los médicos, galenos y psiquiatras, recomiendan acariciar un Welsh Terrier, sobre todo,  antes de tomar decisiones importantes, delicadas o trascendentales…

 

UNA CORTA HISTORIA… DE UNA FRUCTÍFERA VIDA PERRUNA…

Apolonia Fufurufa I (AFI) -mi antecesora- fue una bella y coqueta schnauzer que acompañó a mi amo (el Profe Salazar) durante más de 15 largos y fructíferos años. Precisamente por «su culpa», él pudo rebajar unos cuantos kilos, pues fue su  escolta en sus  diarias caminatas -todos los días, sin excepción- y algunas veces, por espacio de  varias horas diarias.

Cuando AFI se fue para el «cielo de los perros» (en el 2015) mi amo dejó de caminar pues -según él- se sentía ridículo caminando solo, sin ninguna compañía perruna.

Algunos años después, sus amigos y queridos colegas londinenses (y que estudiaron con él en la LSE: la London School of Economics and Political Science) observaron -en algunas recientes y delatoras fotografías- el exagerado aumento de peso de mi amo y su descuidada y exuberante barriga. Preocupados por esta lamentable situación, en el cálido diciembre del 2017- llegué yo, una Welsh Terrier (o Terrier Gales), que tengo más títulos que la mismísima Reina Isabel  II del Reino Unido (God Save the Queen), pues mi pedigree, proviene de las más rancias y refinadas «familias perrunas» de la Gran Bretaña… muy anteriores a sus muy ilustres ancestros.

Y ASÍ MERO,  ES COMO SE INICIA LA HISTORIA DE AFII…

Esa soy yo: Apolonia Fufurufa II, una hermosa y distinguida mascota (perdónenme la inmodestia) «pura sangre» que me enviaron desde las frías tierras del Reino Unido de la Gran Bretaña, hasta la muy noble y heroica Puebla de los Ángeles, en México… con la única y sagrada misión de que mi amo volviera a caminar todos los días, por salud, bienestar y para que logre una esbelta figura.

Yo, Lady Apolonia Futurufa II (AFII) llegué -de dos (2) meses de edad- directamente desde la fría Londres, y mi amo en persona me recogió en el aeropuerto de la Ciudad de México (ver fotografía). Precisamente -y nunca se me olvidará ese pequeño detalle- ahí sufrí mi primera caída, al resbalarme de la camioneta y azotarme con el duro y cementado suelo mexicano. Sinceramente,  creí que me recibirían de mejor manera…pero como ven: «En todas partes se cuecen habas…«

Y… así empezó mi vida con mi nuevo amo. Debo confesar que muy posiblemente por ese doloroso recibimiento en el aeropuerto Internacional Benito Juárez de la CDMx, me dediqué a morder todo lo que encontraba en mi camino… y fue así como logré acabar -exitosamente- con todos los muebles de mi amo, destruí sus alfombras, podé sus plantas e hice muchas otras reiteradas y variadas travesuras (que con mucho gusto contaré en otras ocasiones). Un par de meses después y como premio por haberme portado muy juiciosa, me llevaron al parque, donde -hasta ahora- tomo clases de glamour, etiqueta y buen comportamiento canino… Y creo que he ido muy bien, pues ya diariamente me llevan al parque a ver mis colegas de distintas razas y variadas condiciones sociales… y me dejan suelta, sin correa….¡QUÉ FELICIDAD!  (los invito a ver las fotos y videos adjuntos) .

Hoy, quiero darles a todos Ustedes, una muy buena noticia: Yo creo que como premio a mi buen comportamiento, mi gran dedicación y reconocida valentía, me han otorgado el honroso título de ser «La mascota OFICIAL de Politing«, que es una importante «Marca Registrada» por mi amo Carlos Salazar Vargas, y así -sin duda por mis grandes méritos- me he convertido en la imagen corporativa de la empresa.

La historia (MI HISTORIA…) obviamente continuará…por eso apreciados amigos, los invito a enviarme sus  comentarios, escritos, fotografías, imágenes y todo lo que a Ustedes se les ocurra, para ir completando mi historia en este camino de la vida, que orgullosamente me tocó hacerlo en este México lindo y querido. Sólo espero que cuando me vaya al cielo de los perros, lo haga cargada de recuerdos, imágenes, historias…amigos… para presentárselos a mi antecesora: la Señora Apolonia Fufurufa I… y eso, sólo depende de ti… Por eso, con inmenso cariño, grandes ansias y mucho gusto, espero todas sus importantes colaboraciones en la página de mi amo:  www.carlosazalazarvargas.org    ….HASTA MUY PRONTO…