domingo, abril 21, 2024
Politing

El Estratega Electoral en Politing: Una nueva forma de hacer política.

“Ningún descubrimiento se haría ya,
si nos contentáramos con lo que sabemos”. Séneca

 

El “Estratega Electoral” era -hasta hace poco tiempo- una pequeña semilla de mostaza que germinaba en medio de los grandes arboles del bosque de la democracia. Sin embargo actualmente, ha llegado a ser todo un robusto arbusto que -como actor clave- es decisivo, fundamental e indispensable en todo proceso político o campaña electoral.

Pero ¿cómo hace un “Estratega Electoral” para moverse en medio de tantas situaciones que no es dable definir, menos traducirlas en detalle y mucho menos conocer su estructura mental?. Obviamente no es posible llevar la mente del “Estratega Electoral” a un laboratorio y analizar el curso que sigue su pensamiento, pues la conducta emergente solo es posible en el desarrollo de su actividad y donde él es -por definición- un analista simbólico que lee códigos encriptados en el entorno que son emitidos por, en y para el ambiente político: Ese es tema de la teoría de la complejidad.

Lo que se sabe es que el “Estratega Electoral” debe tener una gran capacidad para capear incertidumbres y por eso debe tener bastante desarrollado “el atributo de la viabilidad”, es decir la habilidad de responder a estímulos no previstos de manera apropiada por su creador. Esencialmente se trata de la habilidad de poder reconocer la necesidad de cambiar o bien de adaptarse a las nuevas condiciones del entorno, aspecto este que es esencial para disponer de estrategias y acciones tácticas que busquen decididamente esa adaptación. Es por eso que el estratega no tiene una forma unidimensional de pensamiento, es mas bien un pensamiento diverso, variado y pocas veces previsible, pues es una manera de pensar que se mueve en forma tridimensional: su entorno, el interior de la campaña y las relaciones de causalidad, creando condiciones para enfrentar el mañana, para adaptarse si es necesario, pero entendiendo que este actuar se realiza y concreta más en el terreno de la proactividad, pues su pensamiento más que adaptativo es generativo. Así, cuando un “Estratega Electoral” descubre lo que realmente conviene y es lo acertado, ciertamente está descubriéndose a si mismo. Y lo debe hacer sólo pues las metodologías modernas o “lógicas del descubrimiento” consisten simplemente en reglas (quizá no rigurosamente interrelacionadas, mucho menos mecánicas) para la evaluación de teorías ya elaboradas.

En todo caso, los “Estrategas “Electorales”, deben ser excepcionalmente observadores: fijar su atención no sólo en lo que se está diciendo, sino que también deben observan el lenguaje corporal. Y todo eso lo utilizan para crear caminos alternativos que como estrategias se traducen en piezas claves para la victoria y el éxito tanto del candidato como de las persona que lo eligieron y por esa labor que desarrollan ahora, los expertos en Politing aseveran el político no tiene la culpa de que lo nombren, lo elijan o lo designen…pero sí es responsable de saber a quién elige como asesor, a quién designa como consejero, a quien contrata como su “Estratega Electoral”.

Profesor Carlos Salazar-Vargas
® Todos los derechos reservados por la Ley
www.carlosalazarvargas.org