viernes, marzo 1, 2024
Politing

En Politing: Discreción y mesura son clave para los estrategas políticos

“El secreto mejor guardado es el nunca revelado. Proverbio

Una cualidad que todo asesor, estratega o consultor político debe poseer (y conservar a toda prueba) es la discreción, caracterizada por la moderación, prudencia y sensatez… y mejor si está acompañada de una sana mesura en sus declaraciones. Sin embargo, lo que se observa actualmente en el competido y competitivo mundo de la consultoría política es todo lo contrario y ya como no les basta hacerlo individualmente, ahora se reúnen, seguramente por aquello de quien con pícaros se amaña… es de la misma calaña…

Y es que no es raro escuchar las frecuentes declaraciones que a diestra y siniestra ofrecen los autodenominados grandes asesores y expertos consultores y se quedan los oyentes con la idea de que sufren de graves incontinencias verbales o crudas diarreas orales, pues al pontificar sobre lo divino y lo humano, predicen con certeza innegable hasta de qué se va a morir el candidato, con una seguridad que impacta hasta las voluntades mas escépticas. Hasta donde sabíamos, eran los votantes -y no ellos- quienes determinaban con sus votos soberanos los resultados de las elecciones, en donde los que ganan o pierden son -precisamente- los candidatos con sus programas y equipos, pero NO ELLOS. Por eso, es conveniente que quienes trabajamos dentro de los lineamientos de mesura ética -y continencia oral- que pregona el Politing nos preguntemos si de verdad existen los Reyes Midas de los procesos electorales o si ya descubrieron la panacea que arreglar todo y son ellos los “únicos y reales” artífices de esas inobjetables victorias… pero cuidado, pues con los enfermizos egos de esos magos de la política, caramba ¡ni el mismísimo David Coperfiel! se atrevería a dudar, menos a contradecir.

Y como si eso fuera poco, ahora esos sabihondos, pedantes, fatuos y vanidosos seres divinos se reúnen con otros de su misma calaña y conforman verdaderos aquelarres de elogios mutuos, donde rimbombantemente se auto-nombran como los grandes ganadores de premios: “awars” (en “english” suena más “nice”) realizan pseudo-congresos científicos disque de muy alto turmequé, renombrados Simposium y reputados Foros, con el único objetivo de así salir de anonimato y emperifollados recibir los galardones, premios, condecoraciones y nombramientos que generosamente se otorgan entre ellos mismos y -obviamente- todo financiado por una pléyade de áulicos, seguidores y admiradores, lambiscones y lagartos, barberos y jalapatas, que generosamente pagan lo que sea por asistir a esas “Cumbres Mundiales” y tomarse la foto en compañía de esos enfermizos y enjutos exponentes del oráculo de Delfos… foto que los sacará del anonimato al circularla entre las comunidades de incautos políticos o en las redes sociales, con la ilusión de que un iluso candidato los contrate. Obviamente, también creen que tienen el poder de veto para impedir que asistan aquellos que no juzgan ni necesario -y menos conveniente- participar en esas farsas pletóricas de francachelas y comilonas, pues quien con los perros se trata, aprende pronto hasta a levantar la pata. Esos supuestos “Consultores Políticos” deben siempre y reiteradamente decir con Neruda: “Me gustas cuando callas porque estás como ausente….”

Profesor Carlos Salazar-Vargas
® Todos los derechos reservados por la Ley
www.carlosalazarvargas.org