domingo, abril 21, 2024
Politing

Eso de: “Si es legal, en la campaña todo vale”, NO es válido en Politing

“Un hombre sin ética es una bestia salvaje
soltada a este mundo”. Albert Camus

El planteamiento del título es un muy buen ejemplo de la gran confusión que existe en nuestra sociedad al no distinguir “lo legal” de “lo moral y lo ético” y dar a entender que todo lo que NO está prohibido por las leyes, está permitido o es correcto. Hay que recordar que “la ley” y “la ética” se mueven en distintos planos: “lo legal” nos dice “lo que está permitido, o regulado por las leyes” y “lo ético”, “lo que se debe hacer, o lo que es correcto hacer”. Afortunadamente, somos muchos quienes categóricamente señalamos, enseñamos (y así trabajamos y asesoramos) de que NO todo lo que cabe en o tiene un marco legal, es necesariamente ético y moralmente aceptable.

Y es que eso de aceptar que “si es legal, en la campaña vale todo”, sería tanto como admitir que como no aparece en el código penal expresamente prohibido, se puede hacer. Aunque la lista es interminable, bien vale al pena que miremos algunas actos que en campañas políticas son perfectamente legales, pero no por ello son éticos o morales: Hacer denuncias y luego retractarse o acusar falsamente a los parientes del candidato opositor y después legalmente retractarse, convencidos que “de la calumnia algo queda”. Usar el aparato del estado para su propia propaganda política. Tener testaferros o prestanombres. Manipular el domicilio para presentarse como candidato fuera de su jurisdicción. Tener información privilegiada y sacar provecho de ella. Buscar apoyos de ciertos sectores para ganar una elección y una vez ganada, ir en contra de esos mismos a quienes decía defender. Repartir cargos públicos entre parientes, amigos y relacionados. Aceptar fuerzas de paz armadas hasta los dientes. Promover anuncios que son verdaderas “vendas invisibles” que impiden ver la realidad del país. Usar elementos oficiales para cuestiones personales. Manipular información por parte de los medios de comunicación. Omitir cierta información que condicione notablemente la calidad de productos, servicios o ideas… En el mismo tenor, muchos creemos que aunque sería legal criar a los hijos en un burdel, no es muy ético, como tampoco jugar tu casa en un casino o admitir que se pida dinero a un prestamista que cobra intereses engañosos o aceptar que un cura pedófilo enseñe religión…acciones que son perfectamente legales, pero no son éticas ni morales…Y es que hay muchas maneras de presentarlas como legales, una es no ofrecer o promocionar nada falso, aunque SI transmitir algo inexistente, irreal, imaginario o utópico y lavarse las manos al pasar las típicas letras al final del anuncio (enanísimas y casi ilegibles) a toda velocidad.

Por seguir ese sofisma (que indudablemente es muy rentable para los bolsillos de algunos consultores políticos) es que están como están varios países de América Latina, precisamente aquellos donde los asesores entrenados en y por “TGWU: The George Washington University” han llevado al poder a varios de los más penosos gobernantes que confunden “lo legal” y “lo moral” y creen que la moral es un árbol de moras…

Profesor Carlos Salazar-Vargas
® Todos los derecho reservados por  Carlos Salazar Vargas
www.carlosalazarvargas.org